martes, 29 de noviembre de 2011

lunes, 28 de noviembre de 2011

Estoy un poquito cansada de estar para todo, y para todos... Y que luego la gente no esté para mi.
No suelo pedir cosas, pero para una que pido...

sábado, 26 de noviembre de 2011

-Nunca me he sentido culpable... No podía vivir en un mundo donde TÚ no existías...
+Pero dijiste que...
-Mentí. Tenía que mentir... Pero tú me creíste con tanta facilidad...
+Porque no tiene sentido que tú me quieras. No soy nada...
-Bella, lo eres TODO PARA MI.

martes, 22 de noviembre de 2011

...yo...

No recuerdo desde cuándo empecé a ser así. Una persona que se puede enfadar por un millón de cosas, pero que a los dos minutos se le pasa.
Si tuviera que calificarlo de defecto o virtud, no sabría por cuál decidirme.
Aunque a veces resulte desquiciante para los demás, a mi me gusta el no poder irme enfadada a casa, el estar a los dos minutos bien con esa persona con la que haya tenido el problema, que no quede ni un resquicio de rencor ni de ese tonto enfado.
Sin embargo, desquicia, y lo sé. A veces (transcurridos esos dos minutos) yo tampoco entiendo qué se me ha pasado por la cabeza para enfardarme por esa tontería, y lamento más que nadie el no poder volver atrás en el tiempo para borrarlo y que nunca hubiera existido ese momento.
Intento cada día contenerme y respirar, y así no tener que lamentarme más por posibles enfados tontos de los míos.
Cada vez que te digo que te quiero, te quiero más, es como superarme a mi misma.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cosas que soy una exagerada y sólo yo veo.. O cosas que no se quieren ver... Cosas que me superan

martes, 15 de noviembre de 2011

lunes, 7 de noviembre de 2011

Estos días...

Los saludos. Me encantan TU forma de saludarme cuando llegas estos días. Y no importa quién llegue antes, quién espera a quién, porque también esa espera merece la pena... Esa manera de saludarme...
También me encantaría tu forma de despedirte, si cabe me gustaría más; porque es probar cuántos besos caben en ese último minuto mientras ya entra el metro en esa estación, es decir mil cosas sin hablar, intentar ponerle palabras a ese no querer que te vayas, que quiero que llegue el momento de volver a verte ya. Me gustaría tu forma de despedirte, si no fuera porque signifca que tenemos que separarnos hasta la próxima vez.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Durante 13 maravillosos años...

Tarde o temprano te das cuenta que una misma experiencia a unos marca, y a otros, por desgracia, no.
Algunas personas son capaces de dejar atrás 13 años de su vida, sin más. Sin necesidad de saber de esas personas que durante tantos años formaron parte de su día a día, dedicándose tanto tiempo como una familia...
Hay gente a la que no le merece la pena dejar de hacer su vida, para volver la vista atrás UN día al año, y ver que esas personas que le acompañaron durante tanto tiempo, también continuaron su camino y hoy, siguen teniendo una vida, que ellos sí están dispuestos a dejar aparcadas durante un rato para verse, sin más.